LA JOVEN SE ACERCÓ Y PREGUNTÓ:

-¿QUÉ HACÉIS?

-ESTOY HILANDO, MI LINDA NIÑA -RESPONDIÓ LA ANCIANA, QUE NO LA CONOCÍA.

-DEJADME PROBAR, POR FAVOR.

TAN PRONTO COGIÓ EL HUSO DE LA RUECA, LA PRINCESITA SE PINCHÓ Y CAYÓ DESVANECIDA.

LA ANCIANA PIDIÓ SOCORRO, PERO NADIE PUDO HACER NADA PARA VOLVERLA EN SÍ.

 

NADA MÁS CONOCER LA NOTICIA, EL HADA BUENA DECIDIÓ ENCONTRAR A TODO SER VIVO EN EL CASTILLO PARA QUE DURMIERA CON LA PRINCESA Y ÉSTA NO SE SINTIERA SOLA AL DESPERTAR.

OVILLO DE PLATA

€12.00Precio
Color
TALLA